Una Acción de Gracias fuera del templo

Redacción: Por la Línea
Orlando Reyes

Por Orlando Reyes

La madrugada de este domingo 27 de noviembre convocó a decenas de personas a hacer un recorrido pedestre (a pie) de 20 kilómetros, como Acción de Gracias por un logro obtenido que permite estrechar, aún más, los vínculos entre las provincias Santiago Rodríguez y Montecristi.

Todo comenzó con una promesa pública hecha por el señor Artemio Ramírez (CHAROL) en la que manifestaba que, si algún día se hacía realidad la construcción de la carretera que comunica al municipio Sabaneta, de la provincia Santiago Rodríguez, con el municipio Guayubín, provincia Montecristi, recorrería todo el trayecto a pie.

La construcción de la vía finalizó hace apenas una semana y el personaje mencionado anunció el pago de su promesa para esta fecha. Había dicho que, de no encontrar compañía, lo haría solo. Pero cuando llegó a las 4:00 de la madrugada al poblado Martín García, se le unieron, en principio, 4 personas, luego siete más, incluyendo los senadores Antonio Marte, de Santiago Rodríguez, y Moreno Arias, de Montecristi, el diputado Nicolás López, el alcalde de Sabaneta y durante el trayecto, lo hicieron decenas de personas residentes en las comunidades que bordean la moderna vía, debidamente iluminada y señalizada, en un recorrido de más de 4 horas que culminó en el denominado Cruce de Los Tomines, en la ciudad de Sabaneta, donde esperaba una multitud que aplaudía y saludaba a Charol y a los demás caminantes.

Charol es un personaje pueblerino, de algo más de 60 años de edad, amante de las actividades deportivas y sociales, muy querido en Sabaneta y Martín García, localidades donde ha desarrollado su existencia.

La carretera Sabaneta- Guayubín tiene una historia muy conocida en la región: alguna vez fue una vía de mucha importancia; los Restauradores iban y venían entre Guayubín, Martín García y Sabaneta en su labor patriótica. Los líderes militares y civiles al servicio de la Corona española, transitaban por ella hacia los pueblos mencionados a perseguir y a atacar a los defensores de la Soberanía Nacional.

Esa misma carretera era la ruta desde Sabaneta para conectarse con la hoy Autopista Duarte y llegar a Santiago y otras ciudades, a principios y mediados del siglo XX. Pero fue descuidada hasta alcanzar un notable grado de deterioro.

Más de 70 años de espera. Durante ese período varios gobiernos, producto de los continuos reclamos, iniciaban la obra, pero como si se tratara de un maleficio, abandonaban los trabajos deteriorándose de nuevo hasta volverse casi intransitable.

Esa impotencia, acompañada de una espera prolongada es lo que motivó la promesa que hoy se cumple.

Esta acción de Charol deja algunas lecciones, entre ellas: 1) debemos cumplir las promesas que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás; 2) no abandonar nuestros propósitos; 3) tener fuerza de voluntad y confiar en nuestras fortalezas; 4) encomendar a Dios nuestros planes.

Compartir
0 Comentario

You may also like

Bloque de comentarios