Ejercicio necesario y urgente

Redacción: Por la Línea
Vendrán cosas peores

Por Néstor Estévez

Hay un ejercicio necesario y urgente. Y lo es para la República Dominicana, pero también para muchos otros ámbitos en donde la forma de tomar decisiones se convierte en traba en lugar de facilitar el avance.

La construcción de consensos es fundamental para el avance, máxime en una etapa en la que, independientemente del valor de verdad, circulan e inciden tantos mensajes. Y esto vale para todos los niveles en donde toman parte más de una persona.

Para quien pudiera considerar exagerado el planteamiento, una simple pregunta. ¿No es por falta de consenso cuando dos personas llegan a casos extremos, a veces comprometiendo la vida, generalmente por temas de muy poca importancia?

Y me voy a un caso más extremo: cuando hacemos algo reñido con ciertos valores y “nos remuerde la conciencia”, ¿no estaremos ante cierta modalidad de “falta de consenso” consigo? De todos modos, el tratamiento de esa versión se lo dejo a especialistas de la conducta.

Lo real es que, la formación de consenso es determinante para el avance. Y lo es de manera muy especial en organizaciones y en territorios para lograr decisiones efectivas y mantener la cohesión social.

Comunicación abierta

Desde los 80 del siglo pasado, reputados estudiosos destacaban la importancia de la comunicación abierta y transparente para construir consensos. Según Fisher y Ury (1981) en su obra “Getting to Yes,” es esencial que todas las partes involucradas se comuniquen de manera clara y honesta.

Con cierta frecuencia nos habremos encontrado que, buscando información en una determinada institución o empresa, cada persona que “nos atiende” ofrece una respuesta diferente ante lo que buscamos. A quien no le haya ocurrido, felicidades, y que haga la prueba.

Pues no hay que ir muy lejos para descubrir que se trata de organizaciones en las que escasea eso de compartir información relevante, escuchar activamente y considerar las perspectivas de los demás. Se trata de organizaciones (si merecen llamarse así) que no han logrado descubrir que la comunicación efectiva no solo ayuda a evitar malentendidos, sino que también fomenta un entorno de confianza y respeto mutuo.

El mal parece ser generalizado. En las iglesias, en las juntas de vecinos, en los gremios y ni decir en las organizaciones políticas, es “pan de cada día” encontrarse con actuaciones dictatoriales. Incluso, de gente que vocifera su “vocación democrática” se logra identificar acciones que dejan muy en entredicho ese discurso.

Ejercicio inicial

Pero por algún lado hay que empezar. Para quien se inscriba, el cultivo de relaciones sólidas es un aspecto fundamental para entrenarse en la construcción de consenso. Putnam (2000), en “Bowling Alone,” enfatiza la importancia del capital social, es decir, las redes de relaciones que facilitan la cooperación y el trabajo conjunto.

En el contexto organizacional y territorial, desarrollar relaciones de confianza y colaboración entre los diferentes actores puede facilitar la construcción de consensos. Y como habrá de entenderse, no es asunto “de la noche a la mañana”. Esto implica invertir tiempo y esfuerzo en construir conexiones personales y profesionales que puedan soportar el estrés de las negociaciones difíciles.

Hay un aporte de estudiosos que viene del siglo y milenio pasados y que sirve de muy buena ayuda para avanzar de manera conjunta en la consecución de propósitos. A la luz de ese aporte, contar con claridad en torno a objetivos y expectativas es esencial para la construcción de consensos.

Según Kaplan y Norton (1996), en su “Balanced Scorecard,” definir claramente los objetivos estratégicos y los indicadores de éxito puede ayudar a alinear los esfuerzos de todos los involucrados. En territorios, esto podría traducirse en planes de desarrollo comunitario con objetivos específicos y medibles. En organizaciones, significa establecer metas claras y compartidas que guíen las acciones colectivas.

Hay otros aspectos importantes en este ámbito. Pero en este breve texto se cuenta con un apoyo para un ejercicio que es necesario y urgente de cara a poder avanzar de manera sostenida y sostenible: la construcción de consensos.

Compartir
0 Comentario

You may also like

Bloque de comentarios