Bendita reforma fiscal

Redacción: Por la Línea
Bendita reforma fiscal

Sobre la reforma fiscal, este especialista recuerda que la última de envergadura fue la del 2012, que se empezó a aplicar en enero del 2013.

Por Ambiorix Popoter

Nuevamente suenan por todo el país los repiques de los tambores anunciando una nueva reforma fiscal. En las últimas cuatro décadas hemos hecho cerca de 15 o 16 reformas fiscales, la última de envergadura fue la del 2012, que se empezó a aplicar en enero del 2013.

La primera gran reforma fue la del 1992, hecha en los últimos mandatos del Presidente Joaquín Balaguer, fue aquella reforma que implementó la Ley 11-92, nuestro Código Tributario vigente. Todas las demás han sido parches a la ley y una que otra nueva ley complementaria, según las necesidades del gobierno de turno.

¿Pero qué es una Reforma Fiscal?  Por definición entendemos que debe ser una modificación a la ley tributaria, de uno o varios impuestos, con el objetivo de conseguir mas recursos para la implementación de los proyectos del Estado, las inversiones y mejorar las finanzas del país. En otras palabras, financiar el desarrollo del país.

Vista, así las cosas, todos los sectores del país, desde el Estado, universidades, gremios, economistas, asesores, contadores, y   empresarios, estamos opinando sobre lo que entendemos se debe hacer para tener una Reforma Fiscal lo más aceptable posible por todos los contribuyentes de impuestos del país.

En estos momentos, todos estamos especulando y aportando ideas sobre lo que se debería hacer. El gobierno no ha presentado su propuesta final, por ende, no hay todavía nada concreto sobre que opinar y cómo afectaría a determinado sector.

Recomendaciones para otra reforma fiscal

Como es una imposición, y a nadie le gusta pagar impuestos, por lo menos se pide que sea una reforma integral. ¿Y esto qué es? A nuestro juicio, esta reforma debería, entre otras cosas, tratar los siguientes temas, unos de ley y otros de lo que debe hacer el Estado, desde mi óptica desde luego. Veamos:

  • Que no solo sea una reforma para bajar y subir tasas, o ampliar las bases de aplicación de algunos impuestos.
  • Que sea una total revisión del Código Tributario y sus leyes complementarias, tales como la seguridad social, laboral, sucesiones y donaciones, etc.
  • Que se apruebe una ley que controle el endeudamiento del Estado, y que se cumpla, relacionada con el crecimiento del Producto Interno Bruto, para evitar que sea a la voluntad del gobernante de turno y sus necesidades y de interpretación de estadísticas.
  • Mejorar completamente la calidad y cantidad del gasto público, el Estado si quisiera puede identificar un montón de partidas que se pueden eliminar, por ejemplo, inauguraciones, publicidad, nombramientos, pensiones, exenciones, etc.
  • Hacer mas pequeño al Estado, eliminando las instituciones que no operan, y/o fusionando otras.
  • El Estado tiene que apostar a atraer al sistema tributario nacional a la mayor cantidad de contribuyentes, de todo tipo, porque ello se manifestará en una mejoría de la transparencia y hará que los sectores bancarios, y seguridad social mejoren constantemente.
  • Reducir o eliminar, según sea el caso, las exenciones otorgadas a sectores favorecidos con leyes especiales, entiendo que, en la ley de turismo, de la frontera, industria textil y fideicomisos, se pueden hacer varias correcciones, obviamente, respetando los derechos adquiridos. Esto hará que el gasto tributario se reduzca y por ende el déficit fiscal que arrastramos.

Más tareas para otra reforma fiscal

  • Hacer más equitativo el sistema tributario nuestro, que pague más el que tiene más. Ver ejemplos de impuestos a la propiedad, a la circulación de vehículos, etc.
  • Integración al sistema tributario de los sectores informales que aun prevalecen en la economía, incluyendo los vecinos haitianos que no aportan al sistema tributario y de seguridad social.
  • Aplicar la ley en cuanto a la indexación del ajuste por inflación a los salarios, especialmente de la clase media baja, por imposición de la ley del Presupuesto Nacional en los últimos 8 años.
  • Mejorar en la aplicación de la operatividad administrativa, tiempo de respuestas del recaudador, ver casos de fusiones de entidades y otros procedimientos.
  • Eliminación de impuestos que cuestan mas cobrarlos que lo que se recauda, ejemplo el 0.15 % de las operaciones financieras.
  • Búsqueda de una fórmula para mejorar el cobro del famoso anticipo, no soy de opinión que lo quiten, pero que se reduzca la tasa y la frecuencia de pago, o que se aplique por un monto específico de los ingresos, para que las pymes puedan beneficiarse.

El Estado tiene la necesidad de mejorar las arcas públicas, para aplicar el presupuesto, hacer las inversiones que exige la sociedad, pero el ciudadano debe sentir que su colaboración impositiva se usa en los renglones en que más lo necesitamos, educación, transporte, salud, materias en las que aún tenemos que mejorar mucho.

Compartir
0 Comentario

You may also like

Bloque de comentarios